LA DAMA DE NEGRO

 

 

 

Pasaba por las tardes vestida de negro

Una imagen viva de la soledad,

Sus pasos llevaban un hondo misterio

El que nunca nadie jamás lo sabrá.

Fina y elegante con ojos de cielo,

Un bello modelo de mujer ideal,

Cimbreantes caderas que herían al viento,

Torneadas sus piernas de rítmico andar...

 

¡La dama de negro! ... ¡Una vampiresa!

Decía la “chusma” con gran liviandad,

Y en mi pensamiento había una certeza

Que aquella princesa era algo irreal.

Cuántas noches pasé desvelado

Y armé fantasías sobre esa mujer,

De porte armonioso y regios perfumes

Envuelta en fragancias de encanto y placer...

 

¡La dama de negro!... Cautiva en mi alma

A mi adolescencia le dio sensación,

De sentirme hombre y buscar la hazaña

(Aunque todo ha sido una vaga ilusión)...

Su extraña figura quedó en el recuerdo

Jamás en la vida la pude olvidar,

Romántico estigma la sueño despierto

Si cierro los ojos... ¡La veo pasar!

 

Dedicado a una bella imagen de mi juventud.

 

Mención de honor del 5º Certamen Provincial de Poesía y Cuento,

Editorial Boabab y Secretaría de Cultura de la Pcia. de Buenos Aires.

Osvaldo France.

 

Letra : Osvaldo France  (Osvaldo Francella)

Música : ---

 

 

(colaboración enviada por su autor, el amigo Osvaldo Francella. 01-2016)

 

 

AtrásMenú Principal