BATIMENTO

(Convocatoria al Juicio Final)

 

 

Este es mi deschave que bato en lunfardo

La gualen que parlo para echarme el fardo,

De un ñorica posta que me tiene chanta

Con años vividos, como a la marchanta.

 

Qué importa - me digo - si la mishiadura de mi davi

Ha sido brava por lo dura,

Y fundí las telas y no se dio una

Pese a que de engrupe, me viera en alguna.

Creyendo de otario, que había alcanzado la buena

Que siempre pasó de costado.

 

Pa´ mí, te la bato limpia y francamente,

Todo fue pa´l otro, me fue indiferente.

Campanear subidas del gil que con chapa,

Sin manyar el cómo, de golpe lo añapa la posta,

Y lo para pa´ toda la siega

Y le da de sobra minas y menega.

 

Enredao en las mías nunca pedí cuarta.

Namico o solari, y si el cuor se ensarta,

Dejo que se ensarte,

Y en el contrajuego empilcho esperanzas.

 

Con eso me juego y si palmo... Bueno.

Me levanto de hombro, me bato por dentro

Pero sin escombro,

Que hay cosas que siempre suceden de un modo

Y es ley que la palma se venga con todo,

Y a uno lo chante sin darle salida

Y pa´ más, sin resto para la subida.

 

Y afanao lo deje sin darle respiro

Y con nuevas ganas de tomarse el piro,

Y dejar que todo siga como siga

Con uno en la vía y el otro que liga.

 

Cuando se da esa, vivo chantarela

Me estaro en mí mismo y soplo la vela,

Total qué me importa lo que pase enfrente,

Y que siempre haya alguien que reviente

En la diaria feria del vivir que estufa.

Si un yorno cualquiera se viene la mufa

Y te guadañea de ajoba y te porta,

Y en el “chau pinela” ni vale ni importa

Si vos fuiste bueno, si estuviste en todas,

Si sos de la joda, si andás a la moda

Si afanaste el palo al ciego de turno,

Y al patrón y soto, yo te mandé al hurmo.

 

Lo mismo te bato, si te da zarpada

Hermano, avivate: no te valdrá nada,

Y en el embagaye lo mismo se emponcha

El que no hizo ruido y el que hizo roncha.

 

El que nunca tuvo un cacho ´e esperanza

Y aquel que de sopa se llenó la panza.

El vovi, el salame, el que llegó cola

El que hizo el bagayo, el que fue de piola,

Cualquier gil de cuarta como el millonario

El cofla, el de al lao, el chantún otario.

 

El que con la triple se salvó del todo

Y el que fue prendido en el acomodo.

El que chupateta sangró al presupuesto

El que sudó el alma pa´ guardar el puesto.

 

El ascensorista y el ejecutivo,

El boncha con ganas y el que fue de vivo.

El que tiró el roca y vivió de upa

El ortiba inmundo, el viudo y la puta.

 

El que vino un día y se llenó el grilo

El pobre escarparo y el que te dio filo.

El hijo de puta que enlazaba al perro

Este más que todos merece el destierro.

 

Todos, te lo bato, formaremos fila

Para hacer más alta todavía la pila.

Y entonces: ¡El garpe!, ¡Todos a ponerse!

Bandera, y campana, habrá que moverse,

¡Uidioca! ¡Que joda será el entrevero!

Si venís de atra, no olvidés, te espero.

 

Letra : Julián Centeya  (Amleto Enrico Vergiati)

Música : ---

 

 

A “Letras”   A “Autor”   Menú Principal