BALADA PARA HORACIO

(poema)   (diciembre 2014)

 

 

Murió en Buenos Aires,

No fue de madrugada,

Un sol iridiscente

Iluminó su pluma,

Para trazar en vuelo

De duende sideral,

El último poema

Del hombre y la nada,

En rima surrealista,

En rima celestial.

 

Pidió ser abrazado

Al fuego de su genio,

Y luego acunado

Por olas de cristal.

Entre una costa y otra

Unió sus dos amores,

Profunda dualidad.

 

Fue como el tango mismo

- Que acompañó sus horas -,

Del Río de la Plata

Del río como un mar.

No extrañe al que escuche

Un bandoneón quejoso,

Llamando con el alma

A su otra mitad,

Es Ástor a la espera

Del encuentro amigo,

Sin tiempo y sin espacio.

Y es otra dualidad.

 

Murió en Buenos Aires,

No fue de madrugada,

Las musas lo rodearon

Cantándole baladas,

Y muy quedo, al oído:

“Horacio, no te fuiste,

Como Troilo y Ástor,

Horacio, estás acá”.

 

Letra : Haidé Daibán

Música : ---

 

Dedicado al poeta Horacio Ferrer  (Horacio Arturo Ferrer) (02-06-1933 --- 21-12-2014)

 

 

(colaboración enviada (letra) por su autora, la amiga Haidé Daibán. 12-2015)

 

 

AtrásMenú Principal