VIGENCITA DE POMPEYA   (1929)

(Medallita de los pobres – Mi alhaja)

 

 

Virgencita de Pompeya
Nacida en el barrio turbio,
Como una flor del suburbio
Que embelleció el arrabal,
Te llevo siempre en mi pecho
De malevo y de compadre,
Porque te colgó mi madre
Defendiéndome del mal.
 
Me basta que tu recuerdo
Acaricie mi memoria,
Para vivir en la gloria
De una suprema emoción,
Compañera de mis noches
De bohemio empedernido,
Que estás sintiendo el latido
De mi criollo corazón.
 
Desde Palermo a Barracas,
De Puente Alsina a Pompeya,
Nadie se paró en mi huella
Ni se burló de mi fe,
Y en mis horas de tristeza
Por muy hombre y por derecho,
Te saqué desde mi pecho
Y a escondidas, te besé.
 
Medallita de los pobres,
Bendita Señora mía,
Puesta por Dios como guía
Para aliviar mi dolor,
Cuántas veces descansaste
Sobre aquel pecho querido,
De una mujer que no olvido
Porque a tu lao palpitó.
 
Las vueltas que me he jugado
Por no dejar de ser hombre,
Cuando evocaba tu nombre
Al fallarme el corazón...
Y te acordás, Virgencita,
La noche en que Pancho Almada,
Me tiró una puñalada
Y le rompiste el facón?
 
Virgencita de Pompeya
Que no conocés el centro,
Pero que estás tan adentro
En el alma nacional,
Te llevo siempre conmigo
En mi vida de compadre,
Porque sos como una madre
Que me defiende del mal.

 

Letra : Enrique Pedro Maroni

Música : Félix Scolatti Almeyda

 

Grabado por Carlos Gardel con guitarras. (como “Medallita de los pobres”, sello Odeón Nº 18.293, el 23-10-1929)

Grabado por Carlos Gardel con guitarras. (como “Virgencita de Pompeya”, sello Odeón Nº 18.912)

Grabado por Horacio Deval con orquesta. (como “Medallita de los pobres”, sello T K Nº 589/570-53)

 

 

A “Letras”   A “Autor”    Menú Principal