SOLAMENTE DIOS Y YO

 

 

 

Mi vida entre tus manos yo confié,
Te di lo más sublime de mi amor,
Y ahora que me arrojas de tu lado,
¡Quién sabe dónde iré con mi dolor...!
¡Qué has hecho de mis sueños, de mi amor!
¡Qué has hecho de mi vida, de mi alma!
Hundirme en las tinieblas del tormento,
De la angustia, de la muerte,
¡Con este adiós!
 
Solamente Dios y yo... ¡Corazón!
Saben de este amor sincero.
Solamente Dios y yo... ¡Corazón!
Saben que por ti me muero.
Y a esa horrible soledad
Que me arrastra este final
Me destroza la existencia...
Y en tu absurda obstinación 
Al negar de mi querer
Se hace llaga en mi conciencia.
Nadie sabe mi dolor, ni mi amor...
¡Solamente Dios y yo...!
 
No sabes de mi triste soledad,
No sabes de mi angustia y mi dolor,
Mi alma se marchita poco a poco
Sangrando está mi herido corazón...
El día que reacciones de tu error
Y llegues junto a mí, arrepentida,
No olvides que te quise y que te quiero
Y en el fondo de mi alma
¡Habrá perdón...!

 

Letra : Manuel Rosas  (Manuel Oscar de la Fuente)

Música : Juan Antonio Migliore

 

Grabado por la orquesta de Rodolfo Biagi con la voz de Hugo Duval. (24-05-1958)

 

 

AtrásMenú Principal