SI EL CORAZÓN SUPIERA

 

 

 

Ardiente como un sol de primavera, te encontré
Yo iba por la vida sin sentir mi corazón,
Mas tú me lo encendiste y en tus brazos lo arrojé
Con la promesa de tu amor.
Quién pudo imaginarse que esa boca que besó
La cruz de un juramento, hablando así, me ahogaba,
En el secreto de su olvido
Donde yo más tarde me perdí.
 
Si el corazón supiera...
Que tus besos no son míos,
Mejor morir quisiera
Que besar tus labios fríos;
Si el corazón supiera...
Que de muerte me has herido,
Destrozado y sin rencor
Sólo sabría sollozar de amor.
 
Tus ojos llevan ansias luminosas de vivir...
Tus labios, el capricho de un momento, ¡Bien lo sé!,
Yo llevo la tristeza inaguantable de advertir
Tus pasos alejándose.
Acércate un instante, que delira, si no estás,
Mi pobre corazón, no seas cruel, reanímalo,
En mi pecho, te lo pido,
Una vez más... engáñame por él.

 

Letra : Héctor Marcó  (Héctor Domingo Marcolongo)

Música : Cayetano Puglisi

 

 

A “Letras”   A “Autor”    Menú Principal