SE CASÓ EL “PELAO”

(milonga)

 

 

Después de un filo estirao, a lo largo de veinte años,

(Pa´ conocer bien el paño), se casó Juan, el “pelao”.

Fue el solterón más mentao de que se tenga memoria...

¡Hasta el puente de la Noria lo corrieron los cuñados!

Allí se vio acorralado y no tuvo escapatoria...

 

Entró al Civil bien erguido, (con un bufoso en la espalda),

Y con la gorda Esmeralda llorando a trapo tendido.

El señor Juez, confundido, quiso hacer un cumplimiento

Por tal acontecimiento, le dio la mano al “pelao”

Y le dijo emocionado: “¡Le acompaño el sentimiento!”.

 

El “pelao”, fiel a la barra, (y pa´ que nadie lo sobre),

Aunque no tenía un cobre, quiso mandarse su farra...

Sacó la uva ´e la parra, mandó preparar las copas,

Y con el pibe Garlopa y el chiquito Picaluga,

¡Se puso a pisar la uva, en el tacho de la ropa!

 

Los cuñados, medio chivos, por el festín fracasao,

Le hicieron seña al “pelao”, que se tomara el olivo.

Pararon un colectivo que por la puerta pasaba,

Pero la gorda no entraba y uno que estaba mirando...

Gritó: “Llevala rodando, que el camino va en bajada!”

 

Cuando los recién casaos, arribaron a su nido,

La gorda pegó un chillido que dejó al barrio alarmao,

¡Las ratas se habían lastrao hasta el colchón de la cama!

La gorda olfateó un programa, como nunca había pasao,

Le dio un panzazo al “pelao”... ¡Y se volvió con su mama!

 

Letra : Ernesto Cardenal

Música : Arturo Gallucci  (Arturo Hércules Gallucci)

 

 

AtrásMenú Principal