RENDIDO

 

 

 

Pena, que me retuerce en sus dedos...
Miedo, que no se puede aplacar...
Pena es tu recuerdo y mi nostalgia
Y este amor sin esperanza, que me hace tanto mal.
Miedo, del embrujo de tus ojos
Adentrados en mi alma como una maldición,
Rabia, de saberme abandonado
Y entregarme maniatado, al recuerdo de tu amor.
 
Yo no te pido que vuelvas,
Yo no te pido piedad,
Tiemblo al horror de llamarte
Y saber que no vendrás.
Lloro en silencio el tormento
De no poderte olvidar,
Y me hace daño la angustia
De no verte nunca más.
 
Llanto, que me arrodilla vencido...
Solo, frente a mi dura verdad...
Siento que es inútil que yo grite
Mi dolor y mi tormento, que nadie escuchará.
Siento, que tu atroz indiferencia
Es la mano del destino que hiere sin piedad,
Y es mi corazón el que se rinde,
Sin perdón y sin defensa, castigado por amar.

 

Letra : Alberto Andrés Leiva  (Abraham Israel Akerman)

Música : Alfredo Cordisco  (Alfredo Orlando Cordisco)

 

Grabado por la orquesta de Francisco Lomuto con la voz de Carlos Galarce. (26-06-1945)

Grabado por la orquesta de Alfredo De Ángelis con la voz de Julio Martel. (11-09-1945)

 

 

AtrásMenú Principal