POR TENER UN CORAZÓN

(1951)

 

 

Senda equivocada que me lleva rumbo al mal,
Símil de Afrodita que me empuja a lo fatal,
Sol que me abrasará con su luz,
Y para mi pesar
Arrastro como cruz...
Culpa que es la culpa de tener un corazón,
En un torbellino, que es abismo de pasión,
Esa dura carga de un ayer
Sacrificando todo
En aras de un querer.
 
Único latido, de mi corazón,
Ansia de mis ansias, mi loca obsesión.
Quién me tiraniza y atormenta
Confundiendo lo que quiere 
Ser razón y no es razón.
Sos, marca que en la entraña para siempre llevo yo,
Nombre que en mi boca se repite en oración,
Dulce brujería que me absorbe
Y ata, condenado, siempre por amor.
 
Tengo a flor de labios la palabra de perdón,
Un altar que se alza en tu homenaje y en tu honor,
Cofre de mis sueños donde yo
Febril quise encerrar,
Hasta mi propio yo...
Culpa que es la culpa de tener un corazón,
Ese maleficio que Satán nos destinó,
Esa llama eterna que nos quema
Y es para condena,

Negación de Dios.

 

Letra : Francisco Gorrindo  (Froilán Francisco Gorrindo)

Música : Rodolfo Biagi  (Rodolfo Alberto Biagi)

 

Grabado por la orquesta de Rodolfo Biagi con la voz de Hugo Duval. (1951)

 

 

A “Letras”   A “Autor”    Menú Principal