VIOLETAS

(vals)

 

 

Estas violetas de ayer

Me diste cariñosa con tanto fervor,

Las guardo como emblema de un querer

Que vieron ya mis ojos fenecer

Entre la espesa bruma de un hondo dolor.

Ellas tal vez me dirán

En su lenguaje mudo, con fría expresión,

Que en vano espero que ha de regresar

El ave del amor que supo dar

Un mundo de gorjeos a mi corazón.

 

En esta lucha del mal

Con la copa de mi juventud,

Bebo el vino mortal

De la fuente de tu ingratitud.

Pues el destino fatal

Ha extinguido mi flor de virtud,

Y juntito a las violetas

Que me diste un día,

La melancolía

De mi desencanto

Me castiga tanto

Que no puedo más.

 

Triste mi alma quedó

Marchita y sin consuelo, siguiendo al azar,

Igual que las violetas se agostó

Y todo su perfume ya perdió

Para nunca en la vida volverlo a encontrar.

Piensa que siempre yo fui

Tu alegre cancionero más espiritual,

Que cuando mis cantares te ofrecí

Mil veces con ardiente frenesí

Me juraron tus labios cariño inmortal.

 

Letra : Francisco Brancatti

Música : Juan Maglio (Pacho)

 

Grabado por la orquesta de Ricardo Tanturi con la voz de Alberto Castillo.

 

                 

AtrásMenú Principal