VIEJO TANGO

(1926)

 

 

En el gangoso rezongar del fuelle

Brotan sentidas, llenas de emoción,

Las cadenciosas notas de mi tango

El viejo tango de mi corazón.

Se llena mi alma de dulces recuerdos

Y de añoranzas de mi juventud,

Y cada nota asoma a mi memoria

Una deuda de inmensa gratitud.

 

Viejo tango llorón,

Tango sentimental,

Tienes en cada acorde

Las alegrías del arrabal.

Tango viejo y tristón,

Tango que tanto amé,

Dame tu musiquita

La musiquita que ya se fue.

 

Yo te recuerdo cuando en Puente Alsina

Los viejos tauras en tu dulce son,

Se columpiaban repartiendo cortes

Llenas sus almas de satisfacción.

Y al recordarte en esas gratas horas

Horas sagradas de mi buen ayer,

Pienso que entonces, dentro de mi alma

No se albergaba ningún padecer.

 

Letra : Francisco Alfredo Marino

Música : Juan Arcuri

 

Fue estrenado por Pablo Eduardo Gómez, en 1926, cuando se desempeñaba con Marino

en el café El Nacional, cantando con la orquesta de Ernesto de la Cruz.

 

 

AtrásMenú Principal