VIDA PERRA

 

 

Cuántas veces tuve ganas de pegarme un bufonazo

Pa´ que al fin mi vida perra terminara de una vez,

Pero entonces tu recuerdo me paralizaba el brazo

Y mordiéndome de bronca, lo dejaba pa´ después.

Si supieras los deseos que tenía de encontrarte

Pa´ gritarte mi desprecio, pa´ voltearte de un revés,

Y hoy al verte arrodillada, me dan ganas de besarte

Y acariciar tus cabellos... Y de quererte otra vez.

 

Aquella noche por temor que me dejaras

Te rogué que te quedaras, pa´ no morir sin tu amor,

Y vos, cobarde, viéndome en cama y deshecho

No tuviste en tu pecho, compasión pa´  mi dolor.

Yo no recuerdo haber sufrido tanto y tanto

Como frente al desencanto... de que te fueras así,

Y aquella noche de amarguras y rencores

El vengar a tus amores, fue el deseo que sentí.

 

Y no fue por miedo al plomo, ni me ató la cobardía

Cuando dejando el bufoso me tiraba en un rincón,

Masticando la esperanza de castigarte algún día

Pero... frente a tu sollozo, se me achica el corazón.

Y si una noche de éstas, se me pianta un bufonazo

No te extrañe, porque ahora ya no tengo a quién buscar,

Pero entonces tu recuerdo... no podrá voltear mi brazo

Y mi pobre vida perra... para siempre he de cortar.

 

Letra : Luis Rubistein

Música : Rodolfo Sciammarella  (Rodolfo Pascual Sciammarella)

 

Grabado por la orquesta de José Basso con la voz de Alfredo Belusi. (1967)

 

 

A “Letras”   A “Autor”   Menú Principal