UN TAL CAÍN     

 

 

 

Me pidió una escalera prestada
Pa´ subir hasta donde llegó.
Cuando estuvo afirmao en el techo
Me dio una patada en la jeta y rajó.
 
Yo estaba en la bolsa royendo costuras
Y él en la pomada de la transfusión;
Y yo tengo tres glóbulos rojos,
¡Y ojo!, Uno de ellos en observación.
 
Lo encontré por Corrientes
- ¡Masticando tornillos! -
Con un frío feroz.
Me lloró el folletín de los tanos,
Le compré calzoncillos,
Me dijo: “Hermano...”
Yo le di mi anillo
Y nos fuimos pa´ casa los dos.
 
Mi mujer y mi hermana lo hartaron,
Pa´ mi vieja fue el hijo mejor.
Yo dormí en la cocina tirado
Y él durmió en la pieza, con calentador.
 
¡Todo el inventario nos piantó completo!
Pero Dios castiga con justa razón,
De los glóbulos rojos que tengo
Se llevó el celeste, con la observación.
 
Letra : Homero Expósito y Enrique S. Discépolo
Música : Virgilio Expósito

 

 

A “Letras”   A “Autor    Menú Principal