UN CIELO PARA LOS DOS

(vals)

 

 

Nadie puede darte una ternura

Nadie, nadie nunca más que yo,

Porque estoy firmemente convencido ¡ay!

Que todo es un cielo para los dos.

 

Gracias, mi estrellita, muchas gracias

Por haberme dado tu querer,

Tu querer tan grandioso y tan sublime ¡ay!

Que llevo en lo profundo de mi ser.

 

No hay un día ni una noche

Que me quede sin decirme,

Que feliz estoy viviendo

Con tu beso embriagador.

 

Mi madrecita santa

Te idolatra, te bendice,

Al saber que su hijo bueno

Encontró su verdadero amor.

 

Letra : Enrique Dizeo

Música : Ángel Cabral  (Ángel Amato)

 

Grabado por la orquesta de Horacio Salgán con las voces de Angel Díaz y Roberto Goyeneche.

 

 

A “Letras”   A “Autor”   Menú Principal