SON TUS OJOS, CORAZÓN

 

 

 

Qué divino sortilegio, me apasiona vida mía

Que al mirarme en tus ojitos quedo ciego de pasión,

Qué divina refulgencia más te alumbra cada día

Que a tu lado los mortales sienten triste humillación.

Por tus ojos cuando miran, doy un mundo de cariño

Sin más jueces, ni más leyes, que la fiebre de este amor,

Donde sólo nuestras almas van unidas por un guiño

De la estrella que nos guía, con la ayuda del Señor.

 

Son tus ojos...

Los que aumentan mi esperanza,

Y en tu cáliz de bonanza

Yo comulgo mi pasión.

En tus labios...

Al besarte, vida mía,

Siento un ansia que me guía

Por un cielo de ilusión.

Tesorito...

El altar es el camino,

Y el porqué de ese destino

Son tus ojos, corazón.

 

A tu lado, pimpollito, suspirando vivo siempre

Con la fiebre que es la brasa de este incendio en erupción,

Qué tendrán tus bellos ojos, que aunque mire yo la gente

Sólo veo a tus ojitos, que son mi alucinación.

Por besarte así, tesoro, doy un cielo de ternura

Y en la savia de tus besos, vuelco entero mi fragor,

Tus caricias en mi alma, son un mundo de dulzura

Y tus ojos color cielo, la locura de este amor.

 

Letra : José Bautista Colombo

Música : Francisco Marcos Bagnolo

 

 

AtrásMenú Principal