SE LLAMA... MUJER

 

 

 

Pasa por mi barrio un hombre barbudo

Marcando la pena de su soledad,

Y por las facciones de su rostro rudo

Se observan los rasgos de temprana edad.

Se hacen comentarios a favor de su alma

Dicen que fue bueno, generoso y fiel,

Presenta apariencias de llevar con calma

Una vida brava, misteriosa y cruel.

 

Hombre misterioso

Que pasa de largo,

Nunca tu tristeza

Nos querés contar.

A pesar de todo

Yo sé, sin embargo,

La melancolía

Que te tiene mal.

 

Mirando la ruina de tu hogar deshecho

Ves la vida clara y pensás mejor,

El “pebete blanco” que adornó tu lecho

Y la “nube negra” que eclipsó tu sol.

Bendita la calma, que con gran acierto

Infundiste en tu férrea voluntad,

Y en el duro trance de tu mal momento

Es la compañera de tu soledad.

 

Vaga por las calles

Misteriosamente,

Nadie su desdicha

Logrará saber.

Carece de amigos

Vive pobremente,

Su pena más honda

Se llama... ¡Mujer!...

 

Letra : José Rial (h)

Música : Guillermo Desiderio Barbieri

 

Grabado por Carlos Gardel con acompañamiento de guitarras. (sello Odeón Nº 18.270)

 

 

AtrásMenú Principal