SE ACABARON LOS OTARIOS

 

 

 

Se acabaron los otarios que en otros tiempos había

Los muchachos de hoy en día, no son giles, al contrario,

Se acabaron los otarios, que los salgan a buscar

Con linterna o con candiles,

Que aunque tengan quince abriles

No los podrán encontrar,

Con que al campo a cachar giles,

Con sus gracias juveniles,

Aquí no van a cachar.

 

Que hacés, que hacés, Ninón

No te hagas la ilusión

De un buen apartamento

Alhajas y un Renault;

Cuidado al metejón

Que hoy todo ya cambió

Detrás de cada otario

Se esconde un gigoló.

 

Y vos también, Germaine

Sacate ese “beguén”

No tengas pretensiones

De voiturette Citroén.

He visto más de cien

Que andan en gran tren

Y hoy en día no le fían

Tan sólo un “votacén”.

 

Ya no quedan más otarios, aquellos de linda estampa

Hoy son otarios con “trampa” y ranunes temerarios,

Ya no quedan más otarios, y al que finja un metejón

Les aconsejo cuidado,

Porque está tan disfrazado

Que uno dice y con razón...

La cara que Dios le ha dado

Éste es un caso clavado

Que es manguero y tiburón.

 

Letra : Juan Andrés Caruso y Francisco Canaro

Música : Francisco Canaro

 

Grabado por Carlos Gardel con acompañamiento de guitarras. (sello Odeón Nº 18.205)

Grabado por la orquesta de Héctor Varela con la voz de Armando Laborde.

 

                       

A “Letras”   A “Autor”    Menú Principal