¡POBRE MILONGA!

(1923)

 

 

¡Milonguera! Lo quiso tu suerte

Y siempre pa´ todos Milonga serás...

Hasta que te sorprenda la muerte,

Ni amor, ni consuelo, ni nada tendrás...

 

Milonga,

Nadie cree que sos buena,

Tu martirio se prolonga

Y se ríen de tu pena.

Milonga,

Tenés que seguir cantando

Aunque tu dolor se oponga,

Pues si ven que estás llorando,

Milonga,

Todos dicen que es chiqué.

 

¡Pobre Milonga!

Es inútil que pretendas escaparte...

¡Pobre muchacha!

No hallarás quien se interese por salvarte.

¡Siempre Milonga

has de morir!

Condenada a ser capricho,

A no ser jamás mujer...

Pisoteada por el mundo

¡Qué mal fin vas a tener!

 

¡Milonguera! Tu amor entregaste

A un hombre que nunca lo supo apreciar,

Para él fuiste la eterna Milonga

Que sabe tan sólo, beber y bailar.

 

Llorando

Le pedías que creyera

En tu pena tan sincera

Y él decía desconfiado:

Milonga,

¿Qué ganás con engrupirme

que tu amor es puro y firme?

¡Salí de ahí, que estás borracha!...

Muchacha,

No bebás tanto champán...

 

¡Pobre Milonga!

Tu tristeza y tu dolor nadie comprende...

¡Pobre Milonga!

Para todos sos un cuerpo que se vende,

Frágil muñeca sin corazón...

Sin embargo, por las noches

En la casa de pensión,

Interrumpen el silencio

Tus sollozos de dolor...

 

Letra : Manuel Romero

Música : Manuel Jovés

 

Cantado por Eva Franco en el sainete “El rey del cabaret” de Alberto T. Weisbach y Manuel Romero estrenado el 21 de abril de 1923.

Grabado por Carlos Gardel con la guitarra de José Ricardo. (sello Odeón Nº 18.082, 1923)

 

 

                        A “Letras”   A “Autor    Menú Principal