VAMPIRESA   (II)

(Atorranta)

(1926)

 

 

¡Atorranta...!

Pervertida, mala y loca,

Para todos fue tu boca

Divinamente sensual;

Y en la copa

De los lúbricos excesos,

Bebiste junto a los besos

El traidor germen fatal.

 

Tu extravío fue tan delirante

Que cegada por pompas y lujo,

Sucumbiste al mágico influjo

De esa fuerza que te subyugó;

Y dejando a tus viejos queridos

De aquel nido volando te fuiste,

Y ya rotas las alas, caíste

A un abismo de fiero dolor.

 

En las noches

De orgía desenfrenada,

Tu sonora carcajada

Puso término a tu esplín;

Y otras veces

En los brazos de cualquiera,

Dormiste tu borrachera

De “coca” o de pippermint.

 

Hoy tu carne, marchita y deshecha

Sacudida por violenta crisis,

Cede al paso fatal de la tisis

Que te anula terrible y voraz;

Y a esconder la doliente tragedia

De tu cuerpo caído en desgracia,

Fuiste a un triste hospital de Alta Gracia

Del que nunca, jamás volverás.

 

Letra : Nicolás Saraceno

Música : Bartolomé Chapela  (Bartolomé Manuel Chapela)

 

AtrásMenú Principal