SENDERO

(1938)

 

 

Te saludo como ayer y vengo a ver,

Por última vez

Mi suelo amigo.

Compañero de horas venturosas

- Fugaces, pero hermosas –,

Ella se fue... y el alma mía

Lloró de pena su abandono.

Dile si vuelve, que yo, bajo otros cielos,

Me fui en busca de consuelo

Y al partir, la perdoné.

 

¡Adiós!

Te dejo sendero...

Que a vos

Te libre el Pampero,

Del mal,

Y a la ingrata aquella,

Le dé

Dios, felicidad.

 

Ya nunca más me olvidaré

Del cerco aquel que cobijó,

La timidez de nuestro amor

La vez que un beso le robé...

Ella se fue... ¡Todo acabó!

Y al comprender tanta verdad,

Siento llorar mi corazón

Nombrándola sin un rencor.

Mas, si olvidarla no consigo

Volveré sendero amigo,

A buscar sobre tu suelo,

La paz de tantos desvelos.

Quiero el polvo de tu senda

Que me sirva de mortaja,

Y que no falten sus ojos

Cuando me toque morir.

 

Letra : Falier V. Tótaro

Música : Osvaldo Pugliese  (Osvaldo Pedro Pugliese)

 

 

(colaboración enviada (letra) desde la ROU, por el amigo CésarElEmperador. 04-2018)

 

AtrásMenú Principal