RISAS DE CABARET

 

 

 

¡Oh!, Largas noches de los festines

Embriagadora espuma del champán,

Brazos desnudos de cortesanas

Que vil caricia, vendiendo van.

Por qué, decidme, me habéis robado

Su corazón, su pobre corazón,

Él era el nido de mi cariño

Hoy es la fuente de mi dolor.

 

Así sumida en llanto y honda pena

Yo pasé noches de aciaga soledad,

Mientras él, se entregaba a las orgías

Ansioso de placer y liviandad.

Volvía ya a la luz de alegre aurora

Y me obligaba a sus besos de embriaguez,

Poco a poco se le abrió un abismo

Al alma noble de una mujer.

 

Y desde entonces mi alma perdida

Fabrica risas, vende su querer,

Qué importa al mundo por qué he llegado

A ser princesa de los cabarets.

¡Llama la orquesta!, ¡Vengan muchachos!

Mi carcajada vibra en el salón,

Ya no me acuerdo cómo se lloran

Los desencantos del corazón.

 

Letra : José María Ruffet

Música : José María Rizzuti

 

 

(colaboración enviada (letra) desde Villa Carlos Paz, por el amigo Héctor Pizarro. 09-2015)

 

 

AtrásMenú Principal