PICHUCO

 

 

 

A usted le asombraría

Verlo tomar la posición del loto?

Asumir el nirvana?

Curar en sol mayor a los enfermos?

Usted diría que no, si tuviera un tachito con incienso?

Porque, ¿Quién lo va a discutir?

Si es ley antigua,

Si hay que zalamerearlo, protegerlo,

Porque... ¿Y si se disgusta?

Y si dice por “ái”: no le hago más variaciones a “Recuerdo”.

Y si en eso se va?

Y si agarra y se lleva

A “Sur”, “Barrio de tango” y a “María”?

 

Hablado:
Usted se lo imagina?

¡Qué silencio...!

 

Porque, está bien,

Él dice que creció en Palermo,

Pero... y si no?

Si vino del Olimpo?

Y si llegó muy pancho del infierno?

Y si un día lo viera, al abrir el estuche

En vez del bandoneón, sacar la lira,

Y resultaba que era nomás Orfeo?

Por eso hay que cuidarlo, por las dudas,

Saberle los gruñidos, tocarle la papada,

Contemplarlo...

Quererlo...

 

Hablado:

Mire si se disgusta,

Si se embronca y se va.

¡Uh...!, Ni pensar lo que sería el silencio...

 

Letra : Humberto Constantini

Música : Marcelo Raigal  (Marcelo Alberto Raigal)

 

 

(Fuente: Todo Tango)

 

 

AtrásMenú Principal