PAN AMARGO

 

 

 

Pena del corazón, qué largo andar,

Cuando se ha querido mucho

Intensamente.

Perder aquel amor,

Y agonizar sin saber si fue suicidio

O sólo muerte.

Es por eso que se asoma mi cantar,

Esta pena que no puedo disipar

Mi noche sin final.

Perdido en soledad

Muerta la fe,

Pan amargo el de mis días

Sin su querer.

 

Una pesada huella,

Es andar sin ella

Caminando así.

Envuelto en sombras,

Que me la nombran

Sin esperar ya nada.

Largo rodar de asombros,

Y un sinfín de angustias

En mi anochecer.

Siglos de lluvia al hombro,

Y este pan amargo

Sin su querer.

 

Le dije en el adiós, con ciega fe,

Que esos negros ojos suyos

Han de llorarme.

Y hoy solo, sin su amor,

Al recordar, son los míos los que lloran

Sin consolarme.

Ya no tengo su palabra junto a mí,

La palabra que en su boca se aromó,

Ya todo se llevó.

Qué carga el corazón, cuánto dolor,

Cuando se ha vivido mucho

En un amor.

 

Letra : Roberto Miró  (Roberto Daniel Miró)

Música : Emilio Barbato

 

Grabado por la orquesta Los Señores del Tango con la voz de Oscar Serpa. (sello Music Hall N° 15.505, 1957)

 

 

(letra obtenida de la grabación)

(colaboración enviada (grabación) por el amigo Daniel Alberto Cavo. 10-2015)

 

 

AtrásMenú Principal