VENGANZA    (IV)

 

 

 

Por castigar la audacia del reo aquel

Que quería robarme tu corazón,

Una noche terrible, yo lo esperé

Escondido en las sombras del callejón.

Cuando estuvo a mi lado, me le acerqué

Y quise reprocharle su mala acción,

Contestó sonriendo yo no sé qué

Y le crucé la “jeta” con mi facón.

 

Hoy en la cana encerrado

Lloro de rabia y dolor,

Al ver que te has olvidado

De que vos fuiste mi perdición.

Ya sé que andás floreando

Por las milongas con él,

Mas no importa, ya lo irás pagando

Que todo se paga, ya lo vas a ver.

 

No tenés sentimiento ni corazón

Para vos es lo mismo cualquier bacán,

En tu alma milonga, no hay emoción

Y tus penas se ahogan con un gotán.

Por hacerme a tus ojos digno de vos

Me jugué la parada, no me eché atrás,

Tenés alma de fiera, tan perra sos

Que me ves encanado y así pagás.

 

Pero no importa, estas rejas

Algún día se abrirán,

Y se acabarán mis quejas

Y tus paradas se acabarán.

Escuchá lo que te digo

Si es que ya no lo sabés,

Yo te juro que en cuanto me larguen

Te corto la cara, pa´ que te acordés.

 

Letra : Víctor Soliño  (Víctor Soliño Seminario)

Música : Ramón Collazo

 

 

(colaboración enviada (letra) desde la ROU, por el amigo Césarelemperador. 09-2013)

 

 

AtrásMenú Principal