SI NADA NOS QUEDA

(vals)

 

 

Desde la madrugada yo siempre te esperaba

Sentado en la cañada y así era feliz.

También la vida es palpitar en silencio

A que llegue el momento en el que sonreír.

 

El otoño era suave en esas madrugadas

El ruido de las calles, el vals de un violín.

La vida transcurría con la gracia del agua

Mis sueños intuían que todo tiene un fin.

 

Fue una noche enredada entre tus penas

Tu boca me esquivó, carmesí,

Lloraste y diste la última vuelta

Tan triste dijiste: “Me voy de aquí”.

Ya no estarás caminando en la arboleda

Buscando su brisa tan sutil,

Y dónde iremos si nada nos queda

Buscando un motivo para vivir.

 

Letra : Federico Fernández

Música : Adrián De Alzáa  (Eduardo Adrián De Alzáa)

 

Grabado por la orquesta Lunático 33 con la voz de Sofía Yannel.

 

 

(colaboración enviada (letra y grabación) desde Córdoba, por la amiga Cori Olmo Bennet. 04-2014)

 

 

AtrásMenú Principal