SERRANITA

 

 

 

Por el ala del agreste de un cerro cordobés

Como una flor silvestre que Dios dejó caer,

Una serrana triste como el atardecer

Con una enorme pena parece descender.

 

Sus húmedas pupilas delatan el dolor

El novio que quería dejó en su corazón,

Aquel muchacho bueno, que le enseñó a querer

Se fue camino al cielo para jamás volver.

 

Serrana...

Humilde muchachita,

Tu pena es infinita

Como la de ese canto,

Que cruza los campos

Con honda emoción.

Serrana...

No llores que algún día,

Se asomará a tu vida

Otra promesa de amor.

 

Vistiendo las praderas de un verde promisor

Llegó la primavera radiante de ilusión,

Y allá, en la capillita, junto a su nuevo amor

La noble serranita rezaba su oración.

 

Las pupilas que un día dijeron del sufrir

Estaban encendidas de amar y de vivir,

Y hasta el cerro severo, al verla sonreír

Se iluminó en el cielo, sabiéndola feliz.

 

Letra : Diego Mesa  (Juan Carlos Mesa)

Música : Lorenzo Barbero  (Isidro Lorenzo Barbero)

 

Grabado por la orquesta de Lorenzo Barbero con la voz de Roberto Florio. (24-01-1952)

 

 

(letra obtenida de la grabación)

(colaboración enviada (grabación) por el amigo Amílcar Federico Ballada. 01-2014)

 

 

AtrásMenú Principal