SACRIFICIO

(1938)

 

 

Fue por la senda del ensueño,

Que tu cariño

Vino hasta mí,

A trocar en mil estrellas de ilusión

Las sombras de mi corazón.

Y es por la senda de la vida,

Que amargamente

¡Te digo adiós!

Y es porque tu amor,

Me da hasta el valor

De alejarme, si lo quiere Dios.

 

El destino te ha ligado,

A un ser malvado

Que nunca te amó.

Y si tus sueños ha podido pisotear

Ya nada importa que le llegues a faltar.

Pero a nuestro amor secreto,

Venció el respeto

Que infunde un hogar;

Dos inocentes que no saben del dolor...

¡Y yo por ellos sacrifico nuestro amor!

 

Desde el rincón de mi silencio,

Eternamente

Te nombraré,

Y mi alma en el ensueño besará

Tu alma que hoy llorando está.

Tal vez mañana, el sacrificio,

Su recompensa

Nos quiera dar;

Y este triste adiós,

Si lo quiere Dios

Para siempre nos podrá acercar.

 

Letra : Mario César Gomila

Música : Luis Cosenza  (Elías Luis Cosenza)

 

 

AtrásMenú Principal