VIEJO TAURA

 

 

 

 

La casa se llena de vecinos

La envuelve en sus acordes un tango seguidor,

El “trompa” endomingado recibe cortésmente

Brindando en sus saludos frases de buen humor.

No queda planchando ni una mina

Las notas de los fuelles se expanden por doquier,

Pero entre la algazara, en un rincón del patio

Un taura meditando recuerda su querer.

 

Él también tuvo alegrías

Allá en los años juveniles de ambición,

Y así pasó sus días

Sin que pensara en la decepción.

Nunca soñó que la muerte

Iba a amargarle tan cruelmente el corazón,

Y que perdiendo su querida

Se iría para siempre su más grata ilusión.

 

Su linda pebeta que adoraba

Aquella piba hermosa que le juró su amor,

Se fue pa´ las estrellas dejando en el alma

La inmensa desventura que le causó el dolor.

Por eso mientras que gime un tango

El taura entre las sombras que dan en el rincón,

Saca un viejo retrato que lleva hasta la boca

Y entre sus largos besos, solloza de emoción,

 

Ya la garufa se acaba

Los invitados van rumbeando pa´ l portón,

Y en el mirar muy largo

De una pebeta, va la ilusión.

Los fuelles roncan cansados

Varias parejas se deleitan en su son,

Mientras que el taura se retira

Llevando de tristezas, repleto el corazón.

 

Letra : Francisco Marino  (Francisco Alfredo Filiberto Marino)

Música : Nicolás Blois

 

Grabado por Ítalo Goyeche con acompañamiento de guitarra. (sello RCA)

 

 

(colaboración enviada (letra y grabación) por la amiga Alicia Marino. 09-2011)

 

 

AtrásMenú Principal