SÚPLICA

(vals)

 

 

 

Tú tienes un alma, que dulce atesora

Belleza y ternura, virtudes de amor,

La mía es apenas un alma que llora

Ocultos recuerdos de amargo dolor.

 

Tus ojos son astros y un sol esplendente

Que vierten do quiera torrentes de luz,

Con ellos alumbras mi vida doliente

Donde tanta tristeza, me ofrecen su luz.

 

Si vieras qué triste yo paso los días

Pensando que pronto te olvidarás de mí,

Mis noches de insomnio son negras y frías

Y en ella suspiro con ansias por ti.

 

Devuelve a mi pecho la calma perdida

No mates, no entierres mi santa pasión,

Son tuyos los cantos de mi alma afligida

Y tuyo es, señora, mi fiel corazón.

 

Letra : José Adolfo Zatzkin

Música : Ramón E. Floran

 

Grabado por el “Trío Argentino” Irusta, Fugazot, Demare. (sello Gramófono Nº AE2358, 30-10-1928)

 

 

(colaboración enviada (letra y música) desde Italia por el amigo Sergio Gabriel Bustos. 04-2011)

 

 

AtrásMenú Principal