VIEJO LINDO

 

 

 

Unos me piden que cante un tango para un olvido,

Para ese amor que se ha ido, que ya nunca ha de volver.

Otros me dicen que diga que el amor es cosa linda

Que si es por el que lo brinda muy feliz tiene que ser.

Alguien quiere algún recuerdo para el barrio en que ha nacido

Esas calles que han querido las recuerda la niñez.

Muchos me dicen que diga un verso para la madre

Pero, ¿Por qué nunca al padre lo recuerdan ni una vez?

 

Viejo lindo...

Con tu clásico bigote,

Sabés lo bien que este brote

Que tu mano cultivó.

Te agradece...

Ese riego de cariño,

Cuando era arbolito niño

Que tanto lo enderezó.

Hoy el tiempo...

Quiso pagar tu tributo,

Que este árbol diera sus frutos

Y que te puedan llamar:

Abuelito...

Gracias por tanto consejo,

Pero, ¡Qué digo!, Si el viejo

Ya no me puede escuchar.

 

Cada tango es un recuerdo, el autor sangra una herida,

O un pasaje de la vida que le alegró el corazón.

Por eso, cuando se escucha queda el alma entristecida

Porque quién no tuvo un barrio, una novia, una ilusión.

Quién no tuvo la esperanza de que la madre era eterna,

Quién no bebió el agua turbia en la fuente del amor.

Y quién no tuvo ese amigo que nos diera el apellido,

Por eso que hoy he querido dedicarle esta canción.

 

Letra y música : Roberto Medina  (Pedro José Medina)

 

 

AtrásMenú Principal