SIEMPRE CANTOR

 

 

 

Cantor, porque nací cantor

Porque guardé el aire de mi gente y su dolor.

Cantor, porque crecí al fulgor

De un patio desvelado por el sol.

Cantor, porque me gusta ser

Un pájaro que invita a amanecer.

Cantor, me hice cantor

Porque cantando se me puede ver en pie.

 

Después, una guitarra en la penumbra

Un hombre empecinado que se alumbra.

Después una ternura y el adiós

La soledad del pibe aquel,

Esa muchacha que esperó.

Después, fui la poesía que voló,

Jilgueros del suburbio viajaron en mi voz.

Después fui, como pueden ver, cantor

Y toda la ciudad me acompañó.

 

Cantor, porque subí al amor

Porque dejé mensajes de la luna en su balcón.

Cantor, porque yo vi el temblor

De un tango que en la noche se perdió.

Cantor, yo soy el canto de hoy

Un sueño que resiste igual que yo.

Cantor, me hice cantor

Porque cantando me refresco el corazón.

 

Letra : Roberto Díaz

Música : Reynaldo Martín  (Oscar Reinaldo Fritz)

 

 

AtrásMenú Principal