RUISEÑOR

 

 

 

Poeta nochero del barrio callado

Que las cabecitas llenabas de ensueños,

Quisiste ser dueño tan sólo de una

Y bajo la luna es de ella, el cantor.

Vos eras de todas, porque eras el dulce

Trovero de antaño que sueñan las pibas,

Y en vano es que viva esclavo, tu arte

Si el viento reparte tu canto de amor.

 

¡Melodioso ruiseñor!

Tu tierna canción,

El barrio llenó

De ilusión y de emoción...

Tu encantada inspiración

Su inmenso caudal,

De oro ideal

Repartió por el lugar.

Apresarte en un querer

¡No puede ser!...

Canto y alas te dieron

Pájaro fiel,

Para que dejes en cada reja

La ofrenda de un rondel.

 

Por eso, muchacha, que amaste al poeta

Ahogá en el silencio la angustia secreta,

De verlo alejarse cantando, cantando...

La gloria paseando de ser ruiseñor.

Vos sos linda y buena, dejá que se vaya

Que en dulces canciones, les brinde ilusiones,

A otras más tristes que aún nunca amaron

Que nunca escucharon un canto de amor.

 

Letra : Francisco García Jiménez

Música : Domingo Pelle

 

 

A “Letras”   A “Autor”   Menú Principal