ANGUSTIA    (II)

(vals)

 

 

 

Hoy de nuevo, al mirarme en tus aguas

Que la luna serena platea,

De mis ojos, el llanto gotea

Y de angustia se enluta mi alma.

El recuerdo de aquella chinita

Que mi vida matrera alumbrara,

Y que el viento “pampero” arrastrara

En las aguas del río Paraguay.

 

Sólo queda ruinosa tapera

Del ranchito que fuera mi nido,

Y bañada de fresco rocío

La maleza, sin asco, verdeó.

Una tropa de angustia en el pecho

Se me dentra al mirarlo destruido,

Y una pena, muy honda he sentido

Ante el nido que vacío quedó.

 

A vagar como un pobre matrero

Hoy me voy con mi criolla guitarra,

Que me quita del alma, la garra

Que ha clavado en mi pecho, el “pampero”.

Al llegarme al jardín de mi vida

Esa flor que fue todo mi anhelo,

Y que hoy duerme, marchita en el suelo

A la vera del río Paraguay.

 

Y en la noche serena y callada

Amparao por el poncho de estrellas,

Al tranquito, siguiendo la huella

Voy rumiando consuelos a mi alma.

Y asonsao por la angustia que siento

He pulsao mi guitarra querida,

Y sangrando, en mi pecho, la herida

Le he contado mis penas al yatay.

 

Letra y música : Osvaldo Cruz Montenegro  (Marcelo Güiraldes)

 

Grabado por Roberto Díaz con acompañamiento de guitarras. (sello RCA, 12-06-1931)

 

 

(letra obtenida de la grabación)

(colaboración enviada por el amigo Amado Lafuente. 11-2009)

 

 

AtrásMenú Principal