VIEJA LOCA

 

 

 

La sala es una fiesta

De luces y de ruidos.

Los bandoneones rezan

Un tango dormilón,

Mientras una patota

De chicos divertidos,

Estudia la manera

De armar un borbollón.

A un alemán borracho

Una mujer le cuenta,

La historia siempre falsa

De su sino fatal,

En tanto un viejo verde

Que alcanza a los setenta,

Festeja una conquista

Con salvas de champán.

 

La vieja loca mueve las tabas

Sobre la alfombra del cabaret,

Es una pobre que, allá en sus tiempos

Bailando un tango se tuvo fe;

Pero los años sobre su cara

Se han ensañado sin compasión,

Y su figura de vieja loca

Es hoy la risa de aquel salón.

 

Con la cara arrugada

Cargada de pintura,

Y un vestidito claro

Del tiempo de Colón,

Más que mujer parece

Una caricatura,

Que hiciera en cuatro trazos

Un artista burlón.

Los chistes van y vienen

Pero ella no hace caso...

Los míseros garbanzos

Defiende con ardor,

Recordando los tiempos

En que por sus ojazos,

Los hombres se jugaban

La vida y el honor.

 

Letra : Víctor Soliño  (Víctor Soliño Seminario)

Música : Ramón Collazo

 

 

AtrásMenú Principal