VAN TANGO

 

 

 

Un tango de Pichuco

Reventó la madrugada,

Hidratando la tristura

Por el fuelle que respira.

Los hombros de tu historia

Palmeando la ternura,

Repartían la milonga

Del arrabal y la daga.

 

Por tantas madrugadas

Que anudan la mirada,

De tu cuore y acantona

Ese tango de Pichuco.

Un son de despedida

Quedó en la madrugada,

El dolor en una esquina

Es también soplo del alma.

 

Los amores

Hermano, son suburbios.

Los amores

Preñados de misterio,

Son frutos divididos por el tiempo,

Andando en las entrañas

De una canción.

Los amores,

Preñados de misterio,

Son frutos divididos por el tiempo,

Que agitan la esperanza

De una canción.

 

Letra : Roberto Espinosa  (Roberto Eduardo Espinosa)

Música : Luis Víctor Gentilini

 

 

AtrásMenú Principal