SUMA Y SIGUE    (II)

 

 

 

La engrupieron las novelas

A esta pobre percantina,

Que soñaba con grandezas

Imposibles de lograr.

Y tenía berretines

De pasarse la gran vida,

Como niña bien criada

De la alta sociedad.

 

Rechazaba por el barrio

Las promesas de muchachos,

De las cuales gozaría

De una vida muy feliz.

Pero en cambio de aceptarlas

Y buscar la conveniencia,

Contestaba con palabras

De desprecio, la infeliz.

 

Pero un día, un contamusa

Con presencia de magnate,

Le batió cosas tan lindas

Que la mina se engrupió.

Y una noche en que sus viejos

Pobres viejos, ya dormían,

Con las pilchas bajo el brazo

Del cotorro se piantó.

 

Pero sola en su piecita

De la que ella conversaba,

No lo pudo ver la paica

Convertirse en realidad.

Porque el tipo era un milongo

Sin más vento que su astucia,

Aburrido de la mina

La mandó a pas... toriar.

 

Hoy camina por la calle

Ejerciendo un vil comercio,

Mal tratada por la gente

La que ignora su dolor.

En su cara macilenta

Fiel espejo de miseria,

Aun se notan esos rasgos

Que incitaron al amor.

 

Letra : Domingo Moranese

Música : Roberto Marcos Pedretti

 

(letra obtenida de una partitura)

 

 

AtrásMenú Principal