RODRÍGUEZ PEÑA    (II)

 

 

 

Suelta hasta el zorzal

Su honda cantinela y su canción,

Es tétrico gemido que al corazón

Oprime de pena.

Música dos compases

Viendo cómo se fue,

El tiempo tan florido que ayer vivió

El arrabal.

 

El Rodríguez Peña, templo bravo, espiritual,

En la transmutación del lindo tiempo aquel,

Ha perdido de las paicas el tanguear sensual

Y al taitaje que brilló en él.

Hoy sólo queda el recuerdo que cantando va

El sin igual valor de nuestra tradición,

Y jamás del alma el progreso borrará

Aquel pasado de empuje y de acción.

 

Te hirió el progreso,

Mi Rodríguez Peña divinal,

Pero es triste orgullo

El querer prevalecer.

Si su alma es tuya

Que es el tango himno de arrabal,

Que con sus notas canta

Las purezas del ayer.

 

Letra : Juan Miguel Velich y Rafael Velich

Música : Vicente Greco

 

Grabado por la orquesta de Adolfo Carabelli cantando el estribillo, Alberto Gómez.

 

 

A “Letras”   A “Autor”   Menú Principal