RETRATO CON AUSENCIA

 

 

 

Estás en las palabras que no digo,

Al borde del silencio que me callo,

Estás en las caricias que he perdido

Y en este desolvido que asoma sin desmayo.

Estás en los domingos por la tarde

Y en cada confesión que se atraganta,

Te busco en las esquinas y en los parques

Tal vez para contarte que siempre me hacés falta.

 

Pero sé que los milagros

Florecen en glicinas de otros barrios,

Y el rostro del adiós es un farsante

Y el mundo es un porqué, que estalla como un tango.

 

Pero sé que estás conmigo

Cuando abro a tu secreto, mi postigo,

Y sé que en mis heridas y en tus penas

Anidó una luna llena, silbando esta canción.

 

Me falta esa mirada que no miro,

Tus besos demorados en mi espalda,

Olores de tu piel que no respiro

Y un cielo derretido mojando nuestras almas.

Estás en la mitad de mi desierto

Soñándome tus sueños en mi almohada,

Y estás en esa flor que no se ha muerto

Y en el final abierto, que grito empecinada. 

 

Letra : Raimundo Rosales

Música : Sacri Delfino  (Adrián Hugo Delfino)

 

 

AtrásMenú Principal