RÉQUIEM PARA LA ÚLTIMA ESQUINA

 

 

 

Será una cenicienta oculta entre el cemento,

Capricho del olvido, mojón de soledad,

Y cuando la piqueta se clave en sus entrañas

Será la última esquina que tuvo la ciudad.

Un ángel mutilado sumido en hondo rezo

Un réquiem de silencios hará en su funeral,

Y al verse así, vestido de escombros y de tiempo

Caerán por sus mejillas dos lágrimas de cal.

 

Al pie de nuestra ausencia

Verás la última esquina,

Mordiéndose en secreto

Los golpes de impiedad.

Y el último ladrillo

De nuestra desmemoria,

Sepultará la historia

De toda la ciudad.

Será una cenicienta

Oculta entre el cemento,

Capricho del olvido

Mojón de soledad.

 

Habrá una serenata de voces y fantasmas

Y al viejo y despintado buzón, le formarán

La ronda de los pibes con alas de gorriones

Y habrá quien silbe un tango, que nadie escuchará.

Y el ánima de un novio posándose en la esquina

Será como un cigarro que no se apaga más,

Será infinito el día más triste de la espera

Y al fin habrá entendido que ella no vendrá.

 

Letra : Alejandro Szwarcman  (Alejandro Gregorio Szwarcman)

Música : José Ogivieki  (José Bernardo Ogiewiecki)

 

 

AtrásMenú Principal