VIRGEN DE LA AURORA

 

 

 

La noche me persigue hasta la noche

Y cada sombra en blanco, es otro adiós,

En cada grito en vano, hay otro grito

Y en cada corazón, mi corazón...

Inútil ansiedad, la de tu ausencia

Si al final, no hay regreso sin partida,

Y la herida de tu beso, es una herida

Que con llanto, no se puede remediar...

 

Tenías, como Virgen de la Aurora

Un canto de hoja seca en la mirada,

Y apagada, desgarrada

Vencida... la palabra del adiós.

Tenías un destino peregrino,

Estrella de los versos sin destino,

De los versos amarillos y olvidados

Que se guardan en el fondo del amor.

 

Un sueño sin historia, sin consuelo

Y el mínimo desvelo de otro adiós,

La daga sin piedad de un beso loco

Y un poco de otro amor, para mi amor...

Inútil ansiedad, la de tu ausencia

Si al final, cada encuentro es despedida,

Y la herida de tu beso, es una herida

Que con llanto, no se puede remediar...

 

Letra : Federico Silva  (René Federico Silva Iraluz)

Música : Héctor Stamponi  (Luciano Héctor Stamponi)

 

 

A “Letras”   A “Autor”   Menú Principal