SINVERGÜENZA

 

 

 

¡Dejá de acariciarme!... No quiero tus riquezas

Ni todo el oro junto que me podés brindar,

Yo quiero más cariño, yo quiero más tibieza

¡El oro no me importa, si tengo que llorar!

Me han dicho, y no lo niegues, que soy para tu vida

Un bibelot que adorna tu regia garçonnière,

¡Y yo como una ilusa estaba convencida

que tus caricias suaves, temblaban de querer!

 

¡Sinvergüenza!...

Tus palabras me engañaron,

Pero ahora terminaron

Tus mentiras de pasión.

¡Sinvergüenza!...

Me amargaste con tu influjo,

Quiero irme de este lujo

Donde todo es perdición.

Y te juro por mi madre, si aún existe,

Que todo el mal que me hiciste

Ha de ser tu maldición.

 

¡Déjame que me vaya!... No atrases mi partida

¡No quiero estar contigo un sólo instante más!

Aún estoy a tiempo de rehacer mi vida

Y de encontrar la dicha que aquí no pude hallar.

Te dejo tus alhajas que tanto mal me hicieron

No quiero llevar nada que me haga recordar,

El lujo de este ambiente, fatal donde murieron

Mis bellas ilusiones, truncadas al brotar...

 

Letra : Luis Rubistein

Música : Dimas Lurbes

 

 

A “Letras”   A “Autor”   Menú Principal