SIEMPRE NO

 

 

 

Dónde está la dicha que viví,
El sol, la flor y tu perfume,
Todo, todo es gris y sin piedad,
Los años me recuerdan
Que es tarde ya.
 
¡No!, Es mi destino, siempre: ¡No!
Jamás la vida me brindó,
La ilusión o la fe
O el dulzor de un amor.
 
¡Grita el corazón!
Y en su clamor enardecido,
Vibra más y más,
Y es más terrible,
Mi dolor, mi rencor.
 
¡Dios...!
Por qué esta horrible negación
Tú que eres luz, eres bondad,
No me dejes morir
Sin amor, sin soñar.
 

Letra : Eduardo Marino

Música : Oscar Arona

 

Grabado por la orquesta de Aníbal Troilo con la voz de Nelly Vázquez.

 

(letra obtenida de la grabación)

 

 

AtrásMenú Principal