RÉQUIEM PARA UN DOMINGO

 

 

 

La pálida de un tango

Chorreando en las paredes,

Oscuras y mugrientas

Del cuarto de pensión.

Un mate abandonado

Sin nadie que lo cebe,

Y el morro de la muerte

Lamiéndome el colchón...

 

La lluvia de un domingo

Sin fútbol ni caricias,

La radio, las noticias

¡Si es cosa de terror!

Los yanquis tiran bombas

Aumenta el colectivo,

Y todos andan chivos

Por culpa del bajón...

 

Y vos... ¿Qué me mirás?

Si no te importa que esta tarde yo esté solo,

Abandonado entre tu olvido y tu pasado...

Mujer... ¡Que te reís!

Como una burla del ayer en esa foto...

¡Será de Dios!,

Cómo es de sorda y despiadada esta ciudad,

Cuando alguien grita, su agonía en soledad...

 

Abajo, en las veredas

Las manos del ocaso,

Le clavan a la tarde

La daga del adiós.

Y acá, en esta malaria

De amores y de fasos,

Se escapa otro domingo

Por culpa del bajón...

 

Mañana cuando suene

Con su compás de muerto,

La negra melodía

De mi despertador.

Comenzará el incierto

Libreto de otro día...

¡Qué triste es la alegría!

Que acecha con el sol.

 

Letra : Alejandro Szwarcman  (Alejandro Gregorio Szwarcman)

Música : Marcelo San Juan  (Gerardo Mario González) (SGAE)

 

 

AtrásMenú Principal