RAMBLEANDO

 

 

 

Desde su frío pedestal, rodeado de leones

Colón señala con un dedo tieso,

Aquel sitio lejano, aquel lugar perverso

Donde, sin darme cuenta, yo olvidé tu amor.

 

Las tres y un poco más de algún otoño triste

Aquí voy yo, los pies y el corazón Ramblas abajo...

Oigo a la gente hablar mil lenguas que no entiendo

Llevan caretas de odalisca o de payaso,

Y aunque la tarde es tibia y sin aristas

Es noche oscura, para el alma sin descanso.

 

La madrugada, por cambiar, cambió de horario

Y pese al sol que asoma tibio tras las casas,

Veo dormirse la esperanza entre mis manos

Escapa mi alma hacia tu alma, con los barcos,

Vuelan mis ojos, confundidos, con los pájaros.

 

Las tres y poco más de alguna tarde triste

Aquí voy yo, los pies y el corazón Ramblas abajo...

Fingiendo que conozco otro camino

Que no lleve fatalmente hasta ese cuarto,

Donde tu ausencia agazapada como un tigre

Crece en las sombras, me desgarra el corazón.

 

Desde su frío pedestal rodeado de leones

Colón señala con un dedo tieso

Aquel lugar lejano, aquel sitio perverso

Donde, sin darme cuenta, destrocé tu amor.

 

Letra : Dante Bertini

Música : Gabriel Jacovkys

 

 

AtrásMenú Principal