SUBLIME COMO EL CIELO

(vals)

 

 

De dónde, no lo sé, llegó tu corazón

A darme otra ilusión para vivir,

Extraña aparición, que hizo revivir

Las ansias de tener a quien querer.

 

Tú sabes lo que fui y lo que soy

También lo que he de ser y adónde voy,

Y aun sabiéndolo, viniste a mí

En el instante peor.

 

Sublime como el cielo

Inmenso cual ninguno,

Tan grande que en el suelo

Jamás podrá caber.

Y así, vida de mi alma

Es este cariño,

Que muchos otros seres

Quisieran poseer.

 

Sublime es tu mirada

Envidia de los astros,

Tus manos de alabastros

Cual dos palomas son.

El Todopoderoso

Al verme tan solo,

Te envió para que cuides

De mi corazón.

 

Mi alma sin saber, de toda tu bondad

Mostró una frialdad que te ofendió,

Perdónala, por Dios, no fue sino un error

Jamás ella entendió lo que es amor.

 

No se puede esperar las flores de un rosal

Que siempre el vendaval lo azotó,

Mi alma ha sido así y frente a tu bondad

No supo comprender tanta verdad.

 

Letra : Domingo Rosa

Música : Luis Chera

 

Grabado por Aldo Calderón con el acompañamiento de la orquesta de Ismael Spitalnik.

 

 

(corregida por el amigo “El Charrúa”  (12-2011) y me da el detalle que en la partitura, hay una dedicatoria que dice:

“A mis amigos René Pontoni y Ángel Perucca, afectuosamente.” Luis Chera)

 

 

AtrásMenú Principal