SUBLIME ADORACIÓN

 

 

 

En todas partes has de sentir
Mis ansias locas de adorador,
Y he de abrazarme a mi sufrir
Aun siendo de otro, tu amor.
Te quiero y jamás ha de morir
La pura y sublime adoración,
Fuiste cumbre de un sentir
Y llenaste de pasión mi corazón.
 
Estabas en el aire, estabas en el cielo
En las gotas de lluvia, en el azul del mar,
Tu vida era mi vida, tú eras mi consuelo
El sol, luna y estrella y santa de mi altar.
Viví un imposible, un empecinamiento
Y te quería tanto que no pude arrancar,
Esta pasión insana que nubla el pensamiento
Que oprime, que destruye haciéndome llorar.
 
Siento en mis venas el resquemor
De la obsesión de un leal querer,
Y viven en mi desesperación
Tu amor que no pudo ser.
Te quise como culminación
Y este cilicio me matará,
Llora y sangra el corazón
Porque amando intensamente morirá.
 

Letra : Príncipe Cubano  (Ángel Sánchez Carreño)

Música : Lucio Vicente Lanzone

 

Grabado por la orquesta de Domingo Federico con la voz de Armando Moreno.

 

 

AtrásMenú Principal