SANTA MADRECITA

 

 

 

Yo dejé mi barrio viejo,
En el barrio una casita,
En la casita una pena
Y en la pena, a mi viejita.
Pobre madre, cuántas noches
Me habrá esperado llorando,
Arrodillada y rezando
Por aquel que no volvió.
 
Aunque digan lo que quieran, nunca tuve más ventura,
Que el amor y la dulzura de la santa madre mía
Y ese mundo de ternuras que sus brazos me ofrecían.
Hoy no tengo aquel tesoro, de sus lágrimas sentidas,
Y en los ojos secos lloro, los errores de mi vida
Vida que sólo ha dejado, un sueño tirado lo mismo que yo.
 
Por un canto de sirenas
Yo deje su amor sublime,
Y hoy mi canto es una pena
Que me quema y que me oprime.
Pobre madre que no traigo
Más que un montón de fracasos,
Quisiera hallar tu regazo
Para pedirte perdón.

 

Letra : Carlos Waiss

Música : Juan D´Arienzo y Héctor Varela  (Salustiano Paco Varela)

 

Grabado por la orquesta de Juan D´Arienzo con la voz de Armando Laborde.

 

 

A “Letras”   A “Autor”    Menú Principal