SIEMPRE LOS DOS

 

 

 

El tormentoso cielo de tus ojos

Ensombrecen el rapto de esa noche,

Cuando pasé nerviosamente con mi coche

Y en loco desvarío te robé.

Quedaste sin hablar junto al volante

Temblando de emoción en la aventura,

Después te vi llorar, y luego sonreír

 

Siempre los dos, soñando enamorados

En un girar maravilloso de dos horas,

Tus mimos y tus celos infundados

Y tu endiablada juventud y mi ternura.

Siempre los dos, corriendo a la deriva

Con tu belleza de mujer,

Con mi dinero y tu esplendor,

Fuimos felices sin saber

Que en un recodo del amor

Se bifurcaban para siempre nuestras vidas.

 

Dónde quedó la nota palpitante

Del rapto aquel, cuando te alcé en mi coche,

Recuerdas cuántas promesas esa noche

En las cuatro paredes de un hotel.

El tiempo transcurrió y aquella escena

La aprendiste tan bien que huyes con otro,

Detrás de otro querer, hoy vuelves a fingir

 

 

Letra : Enrique Cadícamo  (Domingo Enrique Cadícamo)

Música : Agustín Bardi

 

Grabado por el sexteto “Vale Tango” con la voz de Esteban Riera.

 

(letra obtenida de la grabación)

 

 

A “Letras”   A “Autor”   Menú Principal