REMORDIMIENTOS

 

 

 

Las canas que tu cabeza
Cubren, viejita tan buena,
Yo no sé todas las penas
Que te di con mi aflicción.
Por mis culpas, sin sosiego
Pasaste miles tormentos,
Y abatí sin sentimiento,
Tu sufrir de Magdalena,
Madre santa, madre buena
Cómo herí tu corazón.
 
Por el juego vengo pobre
Sin un cobre, a pedirte,
Que me salves enseguida,
Compañera de mi vida
Esta deuda ya vencida.
¡Mala sombra!,
Por mi suerte maldecida.
¡Madre mía!,
Por jugar cuanto tenía,
Sin saber que perdería
La plata que te saqué.
 
¡Madre!, Madre, yo te imploro
Que con dolor te suplico,
Hágase otro sacrificio
Que será mi salvación.
Es el último zarpazo
Que te doy con este hachazo,
Pa´ saldar todas las deudas
De mujeres, juegos, vicios,
Pero madre, a vos te pido
Antes, mil veces perdón.

 

Letra : José Fernández Perrusine  (José Fernández)

Música : Juan Maglio  (Pacho)

 

Grabado por la orquesta de Francisco Canaro cantando el estribillo Charlo. (sello Odeón Nº 4703, 28-11-1930)

Grabado por Charlo con el acompañamiento de la orquesta de Francisco Canaro. (sello Odeón Nº 16.259, 08-12-1930)

 

 

AtrásMenú Principal