PLOMO

 

 

 

Ya no tengo nada que perder
Todo lo perdí soñando.
Fue su amor, mi amor primero,
Y no sé por qué ni cuando
Se apagó como un lucero.
Por eso estoy muriendo sin morir
Con mi montón de harapos.
No puede más, cansado de sufrir
Mi corazón de trapo.
Ya no tengo nada que perder
Todo lo perdí en su amor.
 
Me pesa como plomo su recuerdo,
Desangro con su imagen mi ansiedad,
Y en medio del infierno en que me pierdo
Me azota su recuerdo sin alma y sin piedad...
Salvame, Dios, salvame de sus ojos
Que sangran mis heridas sin cesar,
Y en este fuego abrasador
Mirame, Dios, no puedo más con mi dolor.
 
Ya no tengo nada que perder
Todo, todo lo he perdido.
Vi una estrella en lontananza,
Y la luz de mi esperanza
Se apagó tras de su olvido.
Con cruel final de viejo folletín
Se desgarró mi herida.
Es un dolor que nunca tiene fin
Y destrozó mi vida.
Ya no tengo nada que perder
Todo lo perdí en su amor...

 

Letra y música : Luis Rubistein

 

Grabado por la orquesta de Miguel Caló con la voz de Raúl Iriarte.

 

 

A “Letras”   A “Autor”   Menú Principal